VARGAS LLERAS SENDERO SEGURO

varegas lleras

Cuando el cambio toca a la puerta y no lo asumimos la historia nos pasará cuenta de cobro. Elías  Torrente de la Cima.

El próximo 27 de mayo por primera vez después de 118 años, los colombianos podremos decidir libremente en las urnas si enterramos para siempre la “MALDICIÓN DE PALONEGRO” e iniciamos un sendero seguro, de desarrollo, progreso y equidad, que nos proyecte a capitalizar plenamente todas nuestras riquezas y privilegios como país y poder competir en franca lid con las grandes economías capitalistas del mundo actual.

Precisamente en este mayo que se avecina se cumplen 118 años de la MATANZA DE PALONEGRO (entre el 11 y el 25 de mayo de 1.900) en Lebrija, Santander, durante la GUERRA DE LOS MIL DÍAS, que inauguro para nuestra historia republicana el macabro ejercicio de matarnos entre nosotros mismo, con el predominio de las guerras irregulares que dominó el siglo XX y está a punto de cerrar las dos primeras décadas  del siglo XXI, como el mejor espejo de las 9 guerras civiles de carácter nacional y las 14 de carácter regional que se dieron durante el siglo XIX.

En el año 2014 el electorado colombiano, entregó a Juan Manuel Santos el Mandato por la Paz que él logró cumplir, siendo su más grande realización como presidente, reconocido en el orden internacional al recibir el Premio Nobel de Paz, premió de esta categoría que obtiene por segunda oportunidad un colombiano en toda la historia, al haber logrado la desmovilización y el desarme de la guerrilla de las FARC, considerada la más antigua del mundo y en transe a ser uno de los más grandes carteles de las drogas ilícitas en el mercado mundial, firmando un acuerdo de paz con ellos.

Una consecuencia directa de este acuerdo, además de los billones de pesos que nos ahorramos para sostener la guerra, recordemos que en la última década fuero 230 billones de pesos y las muertes que nos evitamos, el promedio era de 3.000 personas muertas entre civiles, guerrilla y militares al año, es que hoy el ciudadano puede reconocer sin la disyuntiva de guerra o paz los grandes problemas que hemos acumulado a lo largo de 118 años de matanzas, con el predominio de las guerras irregulares, donde la joya de la corona es la corrupción, asociada a la muerte y al atraso.

Hoy al centro del debate presidencial no está la guerra o la paz como sucedió en los últimos 36 años, y sí de cuál es el programa de gobierno que debe proyectarnos para construir el país de la reconciliación, el desarrollo y el progreso.

Hoy desde posiciones de extrema derecha se quiere sabotear los acuerdos de paz con las FARC, apoyados en supuestos vacíos o errores, incluso arguyendo lo que cuesta en pesos, cuando al decir verdad que más costoso nos sale la guerra y el impuesto que pagamos a la corrupción que fácilmente puede pasar de los 200 billones de pesos al año, sin incluir todas las vidas que se pierden con esta guerra estúpida. El incumplimiento del acuerdo suscrito entre el gobierno y las FARC, sería el retorno otra vez a la matanza.

Dentro de este juego de posibilidades que se presentan al ciudadano colombiano, ningún programa y ningún candidato hecho a la perfección del momento histórico como Germán Vargas Lleras y sus propuestas, así lo refleja su conducción táctica cuando dice en su eslogan: HACER, CUMPLIR Y AVANZAR.

Si algo quedó bien claro al ciudadano, en el reciente debate presidencial trasmitido por Telecaribe desde Barranquilla es que Germán Vargas Lleras no es el candidato de la extrema derecha y  no llegará a la Casa de Nariño para sabotear lo logrado por el gobierno de Juan Manuel Santos, no llegará a aprender o ensayar ilusiones populistas, y que él tiene el conocimiento, la experiencia y el carácter para iniciar la reconstrucción de una nación después de 118 años de matanzas entre los propios nacionales.

Son 25 ejes temáticos en los que Germán Vargas Lleras desarrolla su propuesta de gobierno con profundidad y realismo, que nos permitirá salir del atolladero en que hoy nos encontramos. En particular son muy claras sus salidas a lo que más preocupa  al ciudadano en cuanto al desempleo, corrupción, salud, educación y seguridad ciudadana. El nuevo periodo que se abre a partir del 7 de agosto de 2018, exige no un presidente del montón y sí de un verdadero estadista y una de las cuestiones vitales que determinará su triunfo es que logre concretar una política estratégica económica. Hay en el programa económico de Germán Vargas Lleras las formulaciones precisas para salir de la debacle que hemos cosechado en los últimos 20 años y si hay un responsable de la actual crisis económica de este país es Álvaro Uribe Vélez, que en su primer mandato,  pese a lograr un crecimiento económico, no tuvo la visión del estadista para sacar provecho del auge de la economía mundial, que se dio entre el 2003 al 2008, como si lo supieron hacer en su momento Alfonso López Pumarejo y Carlos Lleras Restrepo, claro su mayor preocupación era la explotación minero energética, la compra y venta de tierras y cuánto pagaba por cada guerrillero que mataran.

Reconstruir el país abandonando los efectos nocivos de la confrontación fratricida, debe basarse en forjar una sólida economía y la política en ese sentido debe ir más allá  del mero propósito de lograr un crecimiento económico e implica estrategias para recuperar la inversión privada, la diversificación del aparato productivo y exportador, recuperar la dinámica de los sectores minero-energético y de infraestructura, apostar al turismo, a la recuperación de la industria y el agro, lo que ira de la mano con la realización de reformas estructurales que apunten a la modernización del Estado para ganar la confiabilidad y autoridad con el ciudadano. Todos estos y otros aspectos son contemplados en la propuesta económica de Germán Vargas Lleras, que de materializarse en su mandato, creará el soporte de lo que debe ser una nación construida sobre los pilares de la convivencia pacífica, la justicia social, la democracia y el respeto.

Ese es el sendero de confianza y seguridad que nos garantiza el programa y la elección de Germán Vargas Lleras y podamos decir a la MALDICIÓN DE PALONEGRO: ¡NUNCA MÁS! Ese es el sendero que estará en juego el 27 de mayo, queridos compatriotas. Tienen ustedes la palabra.

Mario Ramón Mendoza

Aprendiz de poeta y escritor con 23 libros publicados.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s