LA PERRILLA ENCANTADA (III)

castillo

III.
María no supo en que instante y con qué argumentos convenció a todos los que dijo Camila convocara, lo cierto es que allí estaban en la panadería: el pastor vecino de su casa, su profesor de historia, el Alcalde de Oslo y uno de los más viejos notarios de la ciudad. Todos se estrecharon la mano y el pastor dijo:
-¿Dice usted María, hay que hacer es casi un exorcismo?
María respondió:
-Si algo así.
El profesor de historia también pregunto:
-¿Y dónde queda el castillo?
María mostró una leve sonrisa y contestó:
-Les cuento que no tengo ni idea.

Todos echaron a reír. El alcalde con curiosidad la miró y le dijo:
-¿Cómo que usted nos lleva a una misión y no sabe dónde es?

María también rio y dijo:
– Claro que si sé a dónde los llevo, en marcha.
Ella tomó la delantera del grupo y pronto se alejaron de la panadería. Caminaron unos 10 minutos aproximadamente y llegaron a una calle solitaria, la calle donde se le había aparecido la perrilla a María horas antes, dijo ella deteniendo el paso.

-Esperen a ver, es que no busco el castillo, busco una señal.
Todos estaban atentos a lo que decía María cuando un grito los sacudió:
-Aaaaayyyy….aaaayyyy…aaaayyyy.

El pastor de inmediato exclamó:- Jesús rey de reyes que grito tan extraño es de puro
dolor.
El historiador agregó:
-Brota de todos los puntos cardinales.
El alcalde ripostó:
-No, brota de las mismas entrañas de la Tierra.

El grito se escuchó nuevamente con más fuerza y más prolongado:-Aaaaaaaaaayyyyy

Los cuatro personajes convocados por María instintivamente se agruparon, temblorosos, buscando protección colectiva de algo que creían ellos les amenazaba.

María volvió a experimentar la misma fuerza de atracción que la había hecho mirar al piso cuando descubrió a la perrilla y exclamó señalando con su dedo detrás de ella:

– Miren…miren ahí está.
La perrilla estaba ahí cerca de ella y reafirmando su presencia volvió a lanzar el grito:-Aaaayyyyy.

El notario exclamó:
– Increíble que ese pequeño animal grite así de fuerte.
El alcalde continúo:
-Es el grito como de una niña.

La perrilla tomó la delantera, comenzó a andar y María indico al grupo:
-Vamos…vamos detrás de ella, será nuestra guía.

En silencio el grupo siguió al pequeño animal y todos sintieron la misma sensación que María había experimentado cuando la siguió por primera vez: las calles eran conocidas pero todas estaban absolutamente solas sin un alma.

Pronto el grupo estaba frente al castillo que hizo exclamar al historiador:
-Claro que lo conozco es el Castillo de La Ensoñación, fue construido hace unos 5 siglos, propiedad de una las duquesas más veneradas en esta área por todo lo que se cuenta de su bondad y generosidad, pero siempre está lo mismo porque no lo han podido nunca restaurar.

El alcalde agregó:

-Sí lo conocía pero lo veía desde hace largo rato.

El notario señaló:
-Es el castillo de los límites mágicos: nunca se sabe cuál es su extensión verdadera, porque cada vez que lo miden sale más extenso y con nuevos límites, es como si el creciera con la tierra que lo alberga.

Estaban en este diálogo cuando la perrilla se acercó a la puerta principal, se levantó en sus dos patas traseras y puso las delanteras sobre la superficie de la puerta y al instante despareció, el grupo al unísono pregunto:
-¿Por dónde se metió?

El pastor se acercó con la intención de abrir la puerta pero María le grito:
-¡Cuidado pastor! Debe conjurarla primero con el agua bendita y La Doxología.

El pastor de inmediato sacó el hisopo de la vasija que llevaba llena de agua bentita y empezó a rociarla sobre la puerta a medida que iba diciendo:
– Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
De inmediato la puerta del castillo se abrió y el grupo encabezado por el pastor y María ingresó al interior.
(Continuará)

Mario Ramón Mendoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s