PÂSKEKRIM

Misterio y terror

En algún lugar del planeta hay la costumbre en estos días santos de comer huevos de chocolate para celebrar la resurrección de Jesús y también se hunden en la lectura de historias de misterio y terror bajo el nombre de PÂSKEKRIM. En mi arte sin fronteras aquí está mi voz solidaria con esas almas en una historia que escribiré al unisono de la música de un corazón que arde entre la nieve, bosques y bellos lagos:

castillo...

LA PERRILLA ENCANTADA

I.

La niña casi una adolescente se conmovió con aquel grito que desgarró el silencio de la calle:

-¡Aayyy!…¡aaayyy!.. ¡aaayyyy!

Miró a todos lados y el grito se escuchó más fuerte y reiterado:

-¡Aaayyyy!….¡aaayyyyy! ¡aaayyyyy!

Ella venía de la panadería de comprar los panes a la abuela, quiso cambiar de camino y de repente se vio en aquella calle solitaria. Inquieta miró a todos lados y dijo:

-Oh Dios es como alguien pidiendo auxilio…es un grito de mucho dolor…

Aceleró el paso para salir del lugar y el grito más fuerte le heló la sangre en las venas:

¡Aaaayyy!….¡aaaayyyyu!….¡aaaaaayyyyyyyyy!

Se quedó paralizada y atraída por una extraña energía miró hacia el piso detrás de ella y a su lado había una pequeña perrilla de unos escasos 30 días de nacida, calculó ella, la que al darse cuenta de su mirada lanzó el grito:

-¡Aaaayyyy!

Asombrada exclamó:

– Si es esta pequeña perrilla la que grita así. Pobre animalito parece que alguien la abandonó, muere de hambre y frío, pero que raro llora como un ser humano.

El animal medio tenia pelos en cu cuerpo de color grisáceo y con algo de nieve sobre él. Inquieta se sentó en un anden de la calle y la perrilla corrió a lamer sus zapatos. Ella exclamó:

-¡Que tierna! debe tener hambre.

Extrajo un pan del canasto que dio al animal, con rapidez este lo comió. Sacó otro pan y le dijo:

-Para que resistas hasta que alguien te encuentre porque yo no te puedo llevar, mi abuela no gusta de perros y menos callejeros.

Se puso de pies y emprendió la marcha. Para su sorpresa el animal la seguía. Después de andar tres cuadras y ver que el animal no se desprendía se sentó en un muro que había al doblar una esquina y la tomó entre sus manos. La acercó a su cara y reparó sus ojos e impresionada dijo:

-Increíble si son los ojos de una persona.

La perrilla tenía unos ojos grandes, redondos, vivarachos, de un color verde intenso. Ella insistió:

– Juraría que son los ojos de una niña.

A medida que lo decía la cara del animal se convertía en la pequeña cara de una niña de ojos verdes y dorados rizos que le habló suave y despacito.

-No temas…Dios me ha puesto en tu camino porque tú eres la única que puedes ayudarme.

Rápidamente se vio llevada a los años de su más tierna infancia cuando jugaba y hablaba con sus muñecas y la cara de la niña en aquella perrilla muerta de frío le siguió diciendo:

-Soy una de las 7 niñas asesinadas por una duquesa del siglo XVI, que dominaba este territorio, en una noche de luna llena, en un rito satánico…

La niña de los panes dijo:

– ¿Pero cómo fue? Cuenta…cuenta me llamo María.

La perrilla siguió hablando:

– Escucha María: las 7 niñas fuimos llevadas al castillo de la duquesa y antes que nos desangraran y con nuestra sangre bañaran a la duquesa para su eterna juventud, ella leyó una carta escrita para un tiempo remoto donde confesaba su crimen y daba el nombre de cada una de nosotras y la guardo en un pequeño cofre diciendo: una de ustedes quedará penando para que descubran el secreto. Cuando eso seré una duquesa venerada, respetada por su comportamiento ejemplar, pero para mi la más grande dicha es que se descubra la verdad y reconozcan así mi inteligencia, como los pude engañar a todos durante tantos siglos, pero también para que no quede yo penando en este mundo, y reventó en grandes carcajadas…María ayúdame…ayúdame a salir de este embrujo.

María pregunto:

-¿Pero yo qué puedo hacer? ¿a dónde ir?

La perrilla dijo:

-Vamos…vamos…yo te llevo y te digo lo que tienes que hacer.

María puso a la perrilla en el piso, se levantó, el animal caminó delante y ella lo siguió.

(Continuará en la semana santa)

Barranquilla, marzo 23 de 2018

Mario Ramón Mendoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s