CON AMBAS MANOS

cierre dejaciónj de armas

Cierre dejación de las armas por las FARC

Ahora que ha finalizado el desarme de las FARC y se avecinan las próximas elecciones para congreso y presidente de Colombia, en aras a orientarnos en lo que debe ser nuestro comportamiento como ciudadanos, un ejercicio necesario es pensar en el país posible.

Al ver el ambiente que se propicia desde la derecha y la izquierda, viene a mi memoria aquel sabio decir del general Omar Torrijos: “Ni con la izquierda ni con la derecha, con ambas manos.”

El maximalismo político puede considerar esta opción como ecléctica o demagoga, pero en el caso concreto de Colombia y tal vez en el mundo de hoy, me atrevo a afirmar que es la opción posible y real.

Personas en el mundo se preguntan por qué es tan poco el entusiasmo de los colombianos ante la dejación de las armas por las FARC, en un conflicto de casi 60 años que ha producido una las más grandes crisis humanitarias en el orbe. No hay duda de que el ciudadano agobiado por los impuestos, el desempleo, la inseguridad, la corrupción y los pésimos servicios en salud y educación, no logra dimensionar la significación de que se haya puesto punto final a la confrontación armada con esta guerrilla.

Pronto el gobierno de Juan Manuel Santos será historia patria y estamos obligados a buscar soluciones concretas a nuestra gran crisis institucional, reconociendo que se ha dado un paso importante al poner punto final al conflicto armado por la vía negociada con ese grupo insurgente, pero que no es la paz todavía, pero si el inicio para la construcción de la reconciliación que nos permita forjar un país llamado a estar en los primeros lugares en la Tierra por todas sus ventajas.

La reconciliación y la lucha contra la corrupción demandan desde ya políticas ingeniosas, que no pueden ser asumidas exclusivamente desde los solos esquemas de derecha o de izquierda, para que sean viables. La lucha contra la corrupción será larga y compleja, pero es hora que nos apuntemos victorias contra la impunidad, que eduquen al ciudadano y le hagan ver que es un propósito real de la sociedad y no contentillo electoral para captar votos. Todo esto está más cercano a las posiciones de centro que a las extremas de derecha o izquierda.

Álvaro Uribe Vélez ha demostrado tener un gran olfato político, por eso hoy nos presenta su manida propuesta con el renovado rotulo Puro Centro Democrático, con el espejismo de que nuevamente puede volver a la presidencia, pero su política basada en los clarines de la guerra, más la ausencia de candidatos de su marquilla idóneos para este escenario le llevaran a la derrota.

El momento exige construir una alternativa aglutinante de todos los matices que se expresaron en la pasada contienda electoral en el plebiscito entre el sí y el no, está claro que esa alternativa no será la de Uribe Vélez y sus candidatos así se vistan de ovejas.

No hay duda que necesitamos de un verdadero estadista, con carácter y trayectoria en el quehacer político que sea capaz de dar coscorrones al compañero Álvaro Uribe o al compañero Timochenko cuando sobre pasen la raya.

Mario Ramón Mendoza

Anuncios

6 comentarios el “CON AMBAS MANOS

  1. Interesante opinión. Pero lo que llevo transcurrido del siglo XX, y del actual, me dejó algunas certezas. Por eso es que respondo que ambas manos, está bien, siempre y cuando respondan a un solo ideario, “todas las manos” (posible interpretación) sería desastroso. Lo mejor para la querida Colombia!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s