VICTORIAS A LA MUERTE (IV)

mujeres mutante
No hay duda que en esta dedicatoria de mi libro MUJERES EN UN VERSO, muchos años después de los hechos subyace el recuerdo de un gran amor.
 ¡AH MORIR ENTRE TUS SENOS!
A los amores prohibidos
Era ella la la extraña combinación del amor, los secretos y la luz. Ahí en el corazón de la bahía más bella de América, última morada del Libertador Simón Bolívar: Santa Marta. Su nombre un complemento poético al paisaje, a los sueños de libertad: Alba de la Bahía.
Tres años teníamos amándonos en silencio, con una coquetería creciente que buscaba la mejor oportunidad para la entrega total.
Inició estudios de arquitectura en la universidad. En una ocasión me dijo que le regalara una lámpara para su mesa de diseños. Un día viajaba de Riohacha a Barranquilla en mi actividad con las comunidades indígenas, me quedé en Santa Marta, con la intención de buscarla y verla. Le compré la lámpara, con un amigo excompañero de ella del liceo Celedón averigüe sus andanzas: me dijo que se había independizado de la casa paterna, que vivía en un apartamento y me dio la dirección de su nueva vivienda.
Llegué a un edificio recienconstruido, subí a un segundo piso, toqué a su puerta. Me abrió ella con sus cabellos rubios alborotados, los ojos verdes y sus explosiones ininterrumpidas de ternura, esos ojos que me hacían decir a cada rato: amor en tu mirar empieza la bahía. Vestía un pantalón corto azul ajustado a su cuerpo por donde se derramaban todas sus curvas de ensoñación. Una blusa blanca de seda transparente, estampada con diminutas rosas rojas y girasoles, que dejaba traslucir los senos provocativos al aire libre. Eufóricos nos abrazamos, nos besamos como dos viejos enamorados. Le dije:
-Vengo de Riohacha, voy hacia Barranquilla,  me acordé de tu encargo, aquí lo traigo.
Tomó la caja, la puso en una mesita, cerró la puerta y dijo:
-No me digas que sólo vienes a traerme la lámpara para mi mesa de arquitectura…
Eché a reír y dije:
-La lámpara es el pretexto…tú ya sabes…
Rió también, se me colgó del cuello, me besó con pasión y dijo:
-Sé ¿qué…qué? jajajaja, que nos amamos en silencio, llevamos tres años y no ha pasado nada.
Le pregunté:
-¿Con quien vives aquí?
Me tomó de la mano y me llevó a un cuarto contiguo diciendo:
-Ven y te presentó a mi compañera de apartamento.
Tocó una puerta cerrada y dijo:
-Se puede…
La puerta se abrió y apareció una morena de ojos negros penetrantes, cuerpo esbelto, de edad y vestido similar a ella. Riendo nos presentó:
-Mira te presento a un gran amigo:
La chica extendió la mano, yo la apreté con la mía, me dijo- Karem, yo le dije Mario Ramón- de inmediato una sonora risa sacudió su cuerpo diciendo:
-Al fin conozco al pájaro que te quita el sueño.
Las dos echaron a reír y Alba dijo:
Vamos a mi cuarto, dejemos que Karem termine sus quehaceres.
En su habitación nos sentamos en el borde de la cama y le pregunté:
-¿Y cómo andas de amores?
Rió con fuerza y contestó:
-Cómo crees que voy a andar si el hombre por el que me muero eres tú.
También reí y le dije:
-Tú amor platónico.
Me besó  y dijo:
-De verdad verdad, tú sabes que soy algo liberada, por ahí anda un señor casado molestando, pero no…no hay nada todavía.
Nos levantamos de la cama y me dijo:
-Y cuál es el plan…
Le contesté:
-El que usted disponga señorita.
Me abrazo y me dijo:
-Te propongo que te quedes conmigo esta noche y mañana nos madrugamos para Ciudad Perdida, que a ti te gusta tanto y le digo a Karem que nos acompañe con su novio.
-Buena idea, sería ir a un reencuentro con mis antepasados Tayrona.
La apreté entre mis brazos y le dije:
-Al fin esta noche el premio a la espera de tres años…al fin la pasión desbordándose en tu bahía…al fin …¡Ah morir entre tus senos!
Mis manos alzaron la blusa de seda, tomaron sus dos senos erguidos, generosos y palpitantes. Su boca buscó mi boca en un beso breve y apasionado, porque al instante me apartó, llevándose las manos a todo el cuerpo rascándose y decía:
-Papi…papi…tu ropa parece que tuviera hormigas…me pica… me pica por todas partes.
Al instante su figura se hizo borrosa, disolviéndose en una neblina, un aroma a sala de velación en funeraria entró por mi nariz y  en mis oídos estalló un susurro de música de duelo. Un frío recorrió todo mi ser. Una fuerza desconocida me decía que debía abandonar de inmediato aquel sitio.
Tembloroso le dije:
-Amor que pena, pero esta noche tampoco será, debo estar en Barranqilla a las 7 de la mañana, en una reunión precisamente con los indígenas desplazados de la Sierra Nevada de Santa Marta.
mutante indigrnas
Reunión con indígenas Wiwa en Santa Marta, en el extremo izquierdo arriba Mario Ramón.
Busqué la puerta de salida, ella me cerró el paso y me dijo:
-Cómo así por qué cambias de parecer, si me dijiste que si…no me digas que las hormigas invisibles de tu ropa que me atacaron ahora quieren marcarte un nuevo rumbo…mira es hoy  o nunca…¡nunca!
Le dije:
-Tú sabes, tu presencia me trastoca todos los sentidos y me hizo olvidar la misión a la que voy a Barranquilla, también sabes que vendrán otras oportunidades ya que no vives en casa de tus padres.
Antes que yo diera la vuelta al pestillo de la cerradura, ella se quitó la blusa y dejó al descubierto sus pechos rumorosos de amor y pasión, y dijo:
-¡Ah morir entre tus senos!..¡mentira! ¡mentira!
Pero su imagen disuelta en la neblina, el olor a sala de velación en funeraria y el susurro de música de duelo, eran superiores a todos sus encantos. Abrí la puerta, decidido cruce el umbral, escuché como se cerraba a mis espaldas con violencia y su voz dolorida y resuelta:
-¡Papi sabes cómo te amo! ¡pero no más!
Salí angustiado con la idea que debía abandonar rápido aquel sitio. Bajé las escaleras corriendo, salí a la calle, tomé un taxi, sabiendo que con ello incompletaba el presupuesto de mi estadía en Barranquilla.
Pronto subí al bus que me llevaría a mi destino. Cuando partió sentí un gran alivio, pero mis deseos de hombre por la mujer amada me impulsaban a regresar, a estar esa noche con ella, pero la visión trágica en mi conciencia pulverizaba este deseo, y  decía que me fuera lo mas lejos y lo mas pronto.Todo el viaje fue un tormento de reproches y de pasiones reprimidas. Al fin el bus llegó al Paseo Bolívar de Barranquilla a las 5 y 30 de la madrugada.
Con rapidez descendí del vehículo, busqué una cafetería, pedí un café, que bebí a sorbos y en cada sorbo revivía todo lo sucedido esa noche. Me dije: tres años esperando este momento, se presenta y salgo corriendo como gallina. ¡Ah morir entre tus senos! y renacer en el amor y empecé a imaginarme cómo hubiera sido esa noche de amor para los dos. Estaba sumido en esa meditación cuando sonó el timbre de mi celular, con cautela conteste:-¡haló!- del otro lado escuché una voz angustiada: -¡Mario Ramón!¡Mario Ramon!¿eres tú?- de inmediato la distinguí, era la voz del excompañero de estudio de Alba que me había dado la dirección de su nueva vivienda. Le dije -si soy yo-  me preguntó:-¿estás bien?¿dónde estás?- le contesté: -en Barranquilla y qué pasa?- él me dijo -Hermano, acabas de nacer otra vez: parece que Alba coqueteaba con uno de los hombres del jefe de los paramilitares en la Sierra Nevada y el man se le metió a medianoche, dicen los vecinos que discutieron, que él le reclamaba por la presencia de la chica que le acompañaba en el apartamento, tenia celosos de ella y en un arranque de rabia sacó la pistola, les disparó todo el proveedor y las mató a las dos…
No pude seguir el diálogo. No escuchaba nada. En mi pecho se agolpó un huracán de emociones, de mis ojos brotaron gruesas lágrimas y casi a gritos me reprochaba:
-¡Cobarde! ¡cobarde!
-¡Debí morir con ella!
Mario Ramón Mendoza
Anuncios

5 comentarios el “VICTORIAS A LA MUERTE (IV)

  1. Con mucho agrado comparto un poema, de la poeta colombiana Bella Clara Ventura, escrito hoy en las horas de la madrugada y que me envió con sus nobles deseos por mi recuperación. Su voz profundamente espiritual y bella es alimento para este caminante de las coordenadas del tiempo.

    Saludos a Esperanza Perez y Andres Casanova en Cuba, a Enrique Godoy en La Paz, Bolivia, a Manuel Cárdenas en las sabanas de Sucre y a Ever Peláez en La Guajira colombiana, quienes recientemente me han hecho llegar sus voces de aliento.
    marioramonm

    EL DOLOR FÍSICO

    Es alarma del alma.
    Le avisa al organismo
    que no todo anda bien.
    La inquietud del espíritu
    se anida en lo físico
    al recordar con su dolor
    la presencia de un malestar íntimo.
    Ya no calla su voz.
    Detiene su paso al grito del paciente,
    que sin saber el porqué ya no puede caminar
    sobre el océano de la vida
    con la misma prestancia
    ni el equilibrio imperioso para erguir la mirada.
    Sin embargo, atento escucha el mensaje.
    Aprende del sufrimiento su sapiencia.
    Extrae su néctar y la vivencia lejos
    de dejarlo inválido,
    permite un aprendizaje
    para un vuelo mayor
    hacia el brillo de las estrellas
    que moran dentro del padecimiento.
    Es un despertar a la existencia nuevamente,
    con el fulgor de la conciencia
    pintada de alegría
    por haber agarrado la profundidad
    de una molestia que del buen entendimiento
    crea una luz en la garra del malestar.
    Se sacude el mal,
    como se limpia el polvo
    cuando se anhela la iluminación del hogar.
    Templo bendito, llamado cuerpo
    donde el bien se instala
    para combatir el mal,
    un mal sabio que no deja huella,
    sólo la vivencia de una claridad.
    Un sol dibujado en la piel.
    Mapa de un horizonte primaveral

    Bella Clara Ventura

    Le gusta a 1 persona

  2. gracias por incluirme en tu página y difundir algo sentido esta madrugada y que compartí contigo con el fin de darte alientos y fuerza. Te aclaro que mi nombre es Bella Clara Ventura y no Clara Bella (éste último es el nombre de la vaca de Walt Disney!!! Jejeje! Y soy colombo mexicana a mucha honra. CUÍDATE MUCHO Y QUE LA SALUD SEA TU ALIADA. BELLA CLARA VENTURA

    Le gusta a 1 persona

  3. Algunos mensajes desde de facebook:

    Ignacio Chamorro Salazar “Camine toda la noche para encontrar una razón que me alumbrara y de pronto me alumbro el sol sin ninguna razón.”
    Muy pronto se recuperara compañero….no pierda la convicción

    Esperanza Pinilla;
    Así es Mario eres un valiente guerrero empuñando la pluma! Que Dios te bendiga.
    Muy buen texto donde dejas volar tu imaginación, de una forma profunda y donde el delirio y la nostalgia juegan un papel importante ¡ Muy bien amigo poeta!

    Me gusta

  4. Algunos en este texto han destacado mi imaginación, que no es ninguna, fueron hechos reales. Sólo he cambiado los nombres de las personas y creado el ambiente literario, lo demás es casi todo igual. Eso si fue escrito con mucha tristeza.Gracias a todos por su tiempo y hasta aquí estas historias ya que empiezo la terapia para no quedar cojo y me dedico a 3 cosas muy puntuales:

    1.Cazar las mejores fotos para mi libro MUJERES EN UN VERSO, 2017, que a diferencia del anterior será ilustrado con las 101 fotos de ese número de mujeres que me inspiren suspiros del alma, por su belleza interna y externa. Lo quiero hacer en español e inglés, y que traiga una reseña de cada mujer escogida. Lo presentaré el 8 de marzo de 2017.

    2.Preparar los primeros capítulos de ESPANTOS EN NEW YORK para Amazon

    3.Preparar la edición en español de AZUL VERDE…VERDE AZUL para julio.

    El primer aspecto lo puedo hacer desde mi cama por el celular, por eso me es más fácil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s