ANTONIO JUAN MEDOZA

replica casa de los mendoza        Replica de la histórica casa de los Mendoza donde un día los generales Rafael Uribe Uribe y Rafael Mendoza Paz, juraron sobre sus espadas derrotar la tiranía. La construcción y la propiedad es del exgobernador de Bolívar Jorge Mendoza Diago.

Herencia que no muere

Al recordar aquel nefasto 17 de enero de 1842, no puedo evitar que mis ojos se nublen e invada mi mente toda una legión de descendientes de Antonio Juan Mendoza Coronado, hijo de mi abuelo  remoto Ramón Mendoza. Él fue fusilado ese día en la plaza de Corozal, Sucre, y cumplía 43 años de edad. Había nacido el 17 de enero de 1799 en Cartagena de Indias. Se cumplen  el próximo 17 de enero 217 años de su nacimiento y 174 de su muerte. El acto fue calificado por los mismos conservadores de “rigor militar innecesario”, ya había terminado la guerra  civil entre liberales y conservadores que se inició en 1840, no medió ningún  juzgamiento sobre él. Antonio Juan fue capturado en una noche delatado por una amante apodada “La mora” que era también la preferida de uno de los jefes conservadores de esa zona, lo que le da a la acción el matiz de crimen pasional.

Antonio Juan Mendoza Coronado era hijo del matrimonio español: Ramón Mendoza y Mercedes Coronado, procedente de Cádiz, radicado en Cartagena en 1774. Desde muy adolescente se vinculó al Ejercito de Simón Bolívar, después de ser reclutado para el Ejercito realista cuando adelantaba estudios de derecho en el colegio Bartolomé, en Bogotá, abrazar las ideas republicanas y desertar de dicha institución militar. Participó en la batalla del Puente de Boyacá el 7 de agosto de 1819 y entró triunfante a Bogotá con las fuerzas libertarias el 12 de agosto del mismo año.

Reprochado por su padre al participar en el movimiento de independencia, atendió el llamado de su señora madre  abandona la milicia y regresa a Cartagena. Se casó con Teresa de Paz hija del coronel español Manuel Basilio de  Paz y se radicó en Chinú que era la sede política de las sabanas de Bolívar. Después pasó a Corozal donde fundó un colegio. El más destacado de sus hijos Rafael Mendoza Paz, fue general de división, secretario de guerra, hoy Ministerio de defensa en Colombia, y llegó a ser senador, diputado, gobernador de la provincia de Sincelejo y alcalde de esa ciudad. Fue el hombre más importante en el Caribe colombiano del líder socialista asesinado general Rafael Urbe Uribe. Son hijos también de este matrimonio: Pedro, Ana, Dolores, Carmen y Manuel Antonio, este último llegó a ser diputado, senador, y no pudo ejercer como ministro de gobierno del presidente Trujillo porque falleció dos días antes de la posesión.

Son muchos los descendientes esta estirpe que han sabido portar el legado de humanismo y servicio  a la nación de este patriota, ya sea como servidores públicos, humildes ciudadanos o rebeldes. Vienen a mi memoria: el recién fallecido Ramiro de la Espriella, hijo de Víctor de la Espriella Mendoza, cuyos padres fueron Hermógenes,  y Carmen Mendoza, hija del general Rafael Mendoza. Ramiro fue  una de las inteligencias superiores de este país que no pudo aportarla plenamente en la construcción de la república por la miopía política de los que han conducido a Colombia, siempre fue un rebelde y crítico de la imperfecta democracia que tenemos. Ahí está el distanciamiento que mantuvo con Alfonso López Michelsen, siendo él  ideólogo del MRL. Reginaldo Mendoza Pantoja, quien se desempeño como Contralor General de la República en el gobierno de Carlos Lleras Restrepo y cuyo padre Ramón Mendoza Espinosa fue senador. Manuel H Pretelt Mendoza, quien fuera miembro de la Academia de historia  y padre del exparlamentario  Ricardo Pretelt Torres, y de las generaciones actuales: Jorge Mendoza Diago, exgobernador de Bolívar,  y su hermano Guillermo Mendoza Diago, exfiscal de la República.

Cómo no mencionar a los que desde la rebeldía soñaron con un nuevo país: Henan Lora Mendoza, Osvaldo Arroyo Mendoza…

Quiero terminar esta evocación diciendo que el amor a las letras  y a la poesía ha sido una constante de esta estirpe, desde los tiempos del general Rafael Mendoza Paz cuando publico su LIBRO DE ORO en 1887.

De Reginaldo Mendoza Pantoja que nunca publicó un libro y dejó más de mil poemas, fallecido el 11 de febrero de 1987, aquí un soneto que escribió en su lecho de moribundo:

               NO ME DEJES IR

Ya empiezo a recorrer el gris camino

que conduce hasta la última morada

y la planta de mis píes, ensangrentada,

va marcando el final de mi destino.

 

Lo que fue la emoción de un pergamino

escrito sobre un alma enamorada,

ya empieza a aparecer casi borrada,

pues se ha ido alejando como vino.

 

Del alegre soñar todo se ha ido

tras el triste vivir ensombrecido

de un alma confundida en la neblina,

 

y tan solo me queda de consuelo

pedirte en el afán de mi desvelo

que prolongues mi tránsito, Regina.

Reginaldo Mendoza Pantoja

Bogotá, noviembre 9 de 1986.

 

Mario Ramón Mendoza Mendoza

Anuncios

2 comentarios el “ANTONIO JUAN MEDOZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s