ELIAS TORRENTE DE LA CIMA

¿Viajero del tiempo?

En la loma...

Elías Torrente de la Cima me visitó por primera vez en la madrugada de un 25 de diciembre del año 1998 en la ciudad de Barranquilla, ese fue el día de su nacimiento, yo había publicado ese año una antología de poesía titulada EN LOS ESTERTORES DEL TIEMPO. En ese preciso instante escribía epitafios, embargado de una profunda melancolía, recuerdo que recibí una llamada de la poeta Claudia Lamas para desearme una feliz navidad y me preguntó donde andaba y qué hacía. Le contesté que escribia epitafios, ella echo a reir y me dijo: ” Muchacho será que te vas a morir”. La noche anterior había soñado con la muerte de mi padre y que asisistía a su entierro.

Llegó de forma inesperada con los cabellos ondulados revueltos y unas grandes ojeras de muchos días de vigilia. En el diálogo corto esta vez hablamos de la poesía. A medida que hablaba sacaba papeles viejos de sus bolsillos. De todo lo que leyó se me grabó para siempre su opinión sobre la poesía: “La poesía no es tanto que resuene en los oídos, es más poesía cuando queda pastando en el alma.” En el año siguiente 1999 publiqué otra antología SUEÑOS DE XX y puse su pensamiento como epígrafe de este libro que dediqué a mis padres. Mi madre no pudo conocerlo porque murio días antes de que el libro saliera. Mi madre y mi padre nunca vivieron juntos y mantenia una disputa permanente y ella siempre me decia: tanto orgullo y lo que no sabe él es que después que me muera enseguida se muere él. Así ocurrió y a los pocos meses también murió mi padre.

Las visitas de Elías Torrente de la Cima fueron muy pocas, siempre en fechas inoportunas: 24, 25, 30 o 31 de diciembre, durante tres años consecutivos. Él hacía futuro está muerto y habla con sus paisanos, pero vive en el presente y ha ecrito la trilogía de libros SEÑALES DE AGUAYRÁ, HISTORIAS DE MUNDOS PARALELOS y ESENCIA DEL AMOR.

No sé por qué su nombre, yo no lo bautice vino con él, siempre me ha inquietado.Él hoy está de cumpleaños y es bueno recordarlo porque es protagonista en la ESIAHELA que he escrito para el cumpleaños del profesor Stephen Hawking: STPHEN HAWKIG: partículas de tiempo.

En esta madrugada del 25 de diciembre no estoy seguro de su visita, pero por el contrario a otras épocas esta vez he estado renaciendo en el amor eterno y escribiendo a su mejor realización: la vida humana.

Dejo aquí una semblanza del personaje escrita en su libro HISTORIAS DE MUNDOS PARALELOS, y publicada en mi libro de cuentos EN LA LOMA DEL MUERTO.

Bogotá, 25 de diciembre de 2015

Mario Ramón Mendoza

UN DÍA ANTES DE LA MUERTE

Aquí no yace
Elías Torrente de la Cima
Quien lo solicite
Búsquelo en sus libros.
Elías Torrente de la Cima

Su nombre y apellidos comunicaban de inmediato la personalidad del hombre : Elías Torrente de la Cima. Si la memoria no me falla, nunca había escuchado ese nombre con esos apellidos, la compocision de nombre y apellidos más exacta para un ser.

Los ojos negros brillantes en dos profundas cavidades. La nariz puntiaguda, el pelo desordenado sobre los hombros y su figura delgada flotando en el espacio, reafirmaba que así y sólo así debía llamarse.

Elías me evocaba al profeta de las sagradas escrituras, que subió al cielo en un carruaje rodeado de fuego. Torrente sonaba a fuerza, irreverencia e ímpetu, como era su ser y sus palabras. Cima, la caracterización precisa: Él siempre en todo lo alto irradiando sabiduría en sus enseñanzas: “La poesía no es tanto que resuene en los oídos, es más poesía cuando queda pastando en el alma.” .

Elías Torrente de la Cima, vivía en permanente conservación. Decían nuestros padres que así como llegó siempre se mantuvo.

Su casa fue un hervidero permanente de poetas jóvenes y viejos, que se congregaban a cualquier hora del día para recitar y leer poemas. No se le conoció una mujer en especial, se hablaba de sus hijos y amantes clandestinas.

Alrededor de Elías torrente de la cima, la ciudad mantuvo una inquietante expectativa, fue mayor cuando los poetas de Aguayrá recitaron y leyeron epitafios en su casa. Él no quiso leer y dijo que su epitafio lo escribiría un día antes de morir. Los poetas sarcásticamente le preguntaron como podía saber la fecha de su muerte. Él insistió seriamente en sus juicios.

Trascurrieron muchos años y el suceso emergió del olvido cuando Elías invitó a los poetas a leer epitafios a su casa. Era la víspera del día de los inocentes. El epitafio brotó de sus delgados labios con tanta claridad y emoción que dejó a sus contertulios sumidos en un penetrante silencio: “Aquí no yace Elías torrente de la cima, quien lo solicite, búsquelo en sus libros.”.

Después los poetas comentaron que no se iban a dejar sorprender, por lo de la fecha de los inocentes, rieron y leyeron otros poemas. Al aparecer la luna todos se marcharon.

El día de los inocentes, amaneció Aguayrá teñida de una luz violeta. Los poetas de la ciudad corrieron a la casa de Elías torrente de la Cima. Las puertas de la vivienda abiertas de par en par, dejaban escapar un olor a canela. En la sala sobre una mesa, tres libretas con sendos títulos agrandaban la curiosidad: SEÑALES DE AGUAYRÁ, HISTORIAS DE MUNDOS PARALELOS y ESECIAS DEL AMOR. Nadie quiso abrirlas y nos fuimos al patio. Cual no sería nuestra sorpresa: En una mecedora, con los ojos abiertos mirando al cielo y una sonrisa en su rostro, estaba Elías torrente de la Cima completamente muerto.

Hasta el momento en mi pervive esa imagen, y resuena también en mis oídos la frase de uno de sus discípulos al verlo allí: “Está muerto, muerto, es como si una estrella le hubieran absorbido su vitalidad y nos dejara sólo el barro”.

Un cronista de Aguayrá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s