EL 30 DE ABRIL DE 1945…

Fue la muerte de Adolfo Hitler, acontecimiento que señalaría la derrota de las fuerzas fascistas en el marco de la Segunda Guerra Mundial, que se sellaría el 8 de mayo del mismo año. 70 años cumpliremos de estos acontecimientos y hoy la guerra, sus fantasmas y teorías neofascistas, recorren al mundo creando la mayor inseguridad para la inmensa mayoría de habitantes de la Tierra y un filón de enriquecimiento de una minoría voraz que sin escrúpulos concreta sus planes de dominación con vidas humanas.

No olvidar las atrocidades de la guerra, del fascismo y sus siniestros personajes, es una manera de ayudar a la salud pública, cuando requerimos una consciencia despierta, activa y comprometida con la sobrevivencia de la humanidad y la Tierra. Con ese interés comparto CHAPLIN EN LA MUERTE DE HITLER, desde una Esiahela, ejercicio con  el que quiero reivindicar la sensibilidad y la expresión americana de los primeros poetas precolombinos, que fueron capaces de construir una poesía adelantada muchos años a la del viejo mundo, y nos enseñaron la belleza, no en las formas acartonadas o las frases de oropel, y sí en la desnudez de la palabra, la transfiguración de la realidad y la sencillez del habla, sin responder a ninguna regla, o esquemas anquilosados.

Nosotros americanos de hoy, sobrevivientes de otras barbaries y otros exterminios, estamos en el deber de reivindicar la expresión legítima,  autóctona y bella de nuestros antepasados, hoy cuando se quiere hacer tabla rasa con todo nuestro acervo cultural.

Mario Ramón Mendoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s