Poetas condecorados con la Luis Carlos López

 

Manuel Patrocinio  Algarín Palma

Manuel Patrocinio Algarín Palma

Inicio un recorrido breve sobre los poetas condecorados con la Medalla Luis Carlos López al Mérito poético en el Caribe colombiano. Son 10 años consecutivos que llevamos sosteniendo esta iniciativa. Quiero empezar con Manuel  Patrocinio Algarín que parece ser el poeta vivo más viejo de Colombia, que el próximo 13 de noviembre cumplirá 97 años, y sigue manteniendo su lira vibrante y los reflejos de un adolescente.

Manuel Patrocinio Algarín, el “viejo patro”, que es el poeta más popular del Departamento del Atlántico, autor de cinco libros y del Himno a Baranoa, más allá de las fechas y la exactitud de los calendarios, él es un hombre de siglos, con profundas raíces en el tiempo y su querido terruño.

Como un árbol otoñal 

Al tratar a Manuel Patrocinio Algarín y conocer su humilde origen campesino, de sus escasos estudios académicos -sólo alcanzó un cuarto de primaria- al sentir la fluidez de su lira, no se puede evitar que la inquietud nos asalte: ¿De dónde, de dónde le viene tanto verbo?
Él sencillamente lo explica: “ Yo creo que eso viene en los genes, casi todos mis hermanos eran cultores de las artes bellas: Ricardo era aficionado a la música, Marcial de la poesía, siendo un gran prosista y mi hermana María Esperanza era una destacada poetisa, que logró publicar un libro, con un estilo algo parecido a Meira Delmar, claro guardando las proporciones”.

Es cierto que para ser poeta no valen los estudios académicos o las intensas jornadas de escritura, sino se es portador de una gran sensibilidad y capacidad de asombro. Pero igualmente se debe cultivar el arte y beber en otros, si se quiere llegar lejos.

Manuel Patrocinio Algarín es un árbol otoñal, como lo dice en uno de sus poemas, que ha introducido sus raíces en lo profundo de la historia socio cultural de su comarca, Baranoa. Pueblo con un remoto origen literario, tal vez el más antiguo en el país desde cuando uno de sus hijos, Juan José Nieto, escribiera su novela Ingermina o La hija de Calamar, en el año 1844, registrada hoy como la primera novela histórica escrita en Colombia. Luego el caserío recibiría un gran impacto literario desde la poesía: las tertulias reiteradas de Julio Flórez, en el Club La Realidad, encenderían la pasión por la música y la poesía. Usiacuri, pueblo donde residía el poeta Julio Flórez está a escasos kilómetros de Baranoa, y de allá siempre se venía con su caballo y su guitarra a cantar y recitar a una selecta audiencia.

Este ambiente socio cultural y artístico, fue el que permitió al adolescente, encontrar a un profesor, Robín Rolong, amante de las bellas artes, dispuesto a estimular la lectura y la creación entre sus alumnos. El viejo Patro aun recuerda las sabias instrucciones del maestro: “Aproveche Algarín…aproveche ese don que Dios le dio”. Ese consejo le sirvió para hacerse a la fuerza, que le permitiría sobreponerse a las exigencias del padre que lo quería ver dedicado a la tierra y al cuidado de los animales, y se decidiera por la lectura de los clásicos y los poetas nacionales del momento y en especial de Julio Flórez, al que considera un poeta de inspiración profunda.

Pero este árbol otoñal que es Manuel Patrocinio, no tiene sólo raíces en el pasado, hoy abre sus ramas y extiende su copa en el presente, en el cielo del siglo XXI que le permite a este legendario creador estar abierto a los cambios en poesía, o asumir la tecnología- él es miembro de Sanesociety, el grupo más grande de arte en el mundo por la internet-, y con un espíritu juvenil lo dice en su lucida y sencilla lira: Por eso ya en el ocaso/de mi ser he decidido/no ser un árbol raído/sino de mucho verdor,/para que genere frutos/de bondad, paz y amor./

Profeta en su tierra

La popularidad de Manuel Patrocinio Algarín es tal en su pueblo, Baranoa, municipio con casi 80.000 habitantes, que si cualquier visitante pregunta a un chófer, o a un vendedor ambulante por el poeta, sin equivocación le dicen donde queda su vivienda.

Y no es para menos, para un hombre que siempre ha vivido en su terruño, que casi siempre su verbo es tenido en cuenta para poner la semblanza lírica en los actos públicos, o para que pronuncie el discurso al personaje que ya se fue, o el acróstico a la novia que se casó.

Su prolifera vida pública, le ha permitido acrecentar su condición de poeta en el imaginario popular. Él se desempeñó como funcionario de la Contraloría, Alcalde encargado, gestor cultural y actor durante 47 años consecutivos en LA LOA, fiesta tradicional de Baranoa.

Es claro al decir que si bien la poesía no le ha dado plata, si le ha aportado grandes satisfacciones: “Lo que más destaco es el aprecio, el afecto de mi gente, después viene cuando me gané el concurso del Himno a Baranoa y cuando me gané las Olimpiadas de la tercera edad en Santa Marta con el poema La noche del Beso robado. Me dicen que el puntillazo en el Himno fue la parte donde menciono al Arroyo Grande:

“Añoranzas por tu arroyo grande

cuyas aguas el pueblo bebió,
mil cacimbas, arenas y estanques
en un tiempo en su seno formó.”

Ese Arroyo Grande fue el primer acueducto que tuvimos, de ahí bebíamos su agua y nunca nadie se enfermó. Recuerdo sus cacimbas, sus posas en la orilla donde aprendíamos a nadar, todo eso acabó y hoy es un lodazal.”

En la memoria colectiva de sus paisanos, vive el recuerdo cuando reto a Rafael Escalona. Manuel Patrocinio lo cuenta así: “Fue un taller sobre control fiscal con la Contraloría, en el que nos tocó participar a Escalona y a mí. En la clausura, después de unos Whisky, alguien me incitó a que lo retara a una piqueria. Yo me puse de pie y le dije: Rafael Escalona es contigo, y le solté una carrandaga de coplas improvisadas. Escalona me miraba como gavilán pichón que ve al pollo de pelea y sólo atino a decir: muy bien Algarin…muy bien, otro día le contesto.”

Manuel Patricinio Algarín en su pueblo natal ha recibido muchas condecoraciones y distinciones, hasta el título de bachiller Honoris Causa. Con todos estos afectos que le han brindado sus paisanos, el viejo Patro dice con orgullo:´´Vea yo si soy profeta en mi tierra.”

La poesía no tiene edad

Manuel Patrocinio Algarín publicó su primer libro de poesía, HOJAS DE OTOÑO en 1995. Tenía entonces 78 años. Así valora él el suceso:
” Empecé a escribir desde la adolescencia, a los 16 años. Me era difícil por las labores del campo. Al llegar a la edad adulta tuve conciencia de la importancia de publicar, pero tenía mis compromisos con mi mujer y mis hijos. Claro que iba compilando mis escritos. Al cumplir mis compromisos con mi familia y me libré de responsabilidades, entonces me decidí a publicar parte de lo que había escrito todos esos años y salió mi libro HOJAS DE OTOÑO. A eso se debe que haya salido tardíamente mi obra.”

No estamos aquí ante una vocación retardada, ella y la pasión de escribir se acrisolaron con los primeros años de la juventud y se puede comprobar con los libros que editó después Algarín:
APOLOGÍA DEL JUNIOR, LUCES DE MI OCASO, FOLCLOR Y LITERATURA,  ESCRITURA POPULAR DE BARANOA y  MANANTIAL DE ACRÓSTICOS, y a sus  casi 97 años su creatividad no para y escribe una novela sobre su vida, y sigue produciendo y aprendiendo como un adolescente y lo dice mirando fijamente al horizonte: “…y lo mejor …lo mejor está por venir, que no se equivoquen los críticos conmigo, que no crean que soy un viejo decrepito.”

Sus libros de poesía : HOJAS DE OTOÑO, APOLOGÍA DEL JUNIOR , LUCES DE MI OCASO y MANANTIAL DE ACRÓSTICOS, se mueven entre lo clásico y lo neoclásico, esculpidos en elegantes alejandrinos, sonetos, décimas o versos libre, con ritmos rápidos y sencillos, hablan sobre el amor, la vida, los problemas sociales y su entorno socio cultural.

Con su libro FOLCLOR Y LITERATURA ORAL Y ESCRITA POPULAR DE BARANOA, nos muestra que es un osado investigador popular, con una prodigiosa memoria, que va recorriendo los aspectos antropológicos más sobresalientes de su pueblo, desde sus poetas, escritores, fiestas tradicionales, refranes, personajes legendarios, hasta sus músicos.

La vida poética y literaria de Manuel Patrocinio Algarín, ayuda a entender una vez más que la poesía no tiene edad y que la pasión de escribir pocas veces se jubila.

Mario Ramón Mendoza

Anuncios

6 comentarios el “Poetas condecorados con la Luis Carlos López

  1. Querido Ramón gracias te doy por hacerme participe de esta maravilla, que maravilloso ejemplo,
    Estimado amigo orgulloso estarán de tener un gran poeta centenario
    Manuel Patrocinio Algarín, cunda el ejemplo casi épico.
    Cosa que honra a las letras de tu amada tierra, siempre es una alegría
    Seguir tu trayectoria amigo, perdona que no me prodigue, estoy reponiéndome
    De un brote de EM, pero ya estoy dando algo de guerra y no quise esta vez dejarte solo
    Un abrazo
    Noe

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias mi querida Noemi, usted siempre tan generosa con este servidor y de verdad que la extrañaba. Espero tú recuperación pronta, y si estamos muy felices de tener un poeta como el viejo Patro y que sea uno de los que aquilata el premio de poesía Luis Carlos López.
      Querida amiga gracias mil y un gran abrazo.

      Me gusta

  2. Lo felicito, mi estimado poeta, y le auguro muchos éxitos en cada uno de los proyectos que ha emprendido. Además, esta iniciativa suya de otorgar merecida distinción a ilustres hombres y gran mujer de la letra, es un bello acto que enriquece la imagen de un ilustre vate como fue, es y será Luis Carlos López.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Dalit, me alegra verlo por aquí y lo espero en el acto de condecoración de Elizabeth Miranda. Me dice ella que no le has contestado la propuesta para que tu escuela participe en la ofrenda floral que el 17 de octubre haremos al poeta Guillermo Solano (q.e.p.d). Recuerda que la biblioteca del colegio lleva su nombre y que el donó libros para ella, es un buena oportunidad para incentivar entre los estudiantes el sentido de gratitud y el amor a la lectura.

      Me gusta

  3. Mario, admiro tu empeño en seguir valorando la expresion cultural de nuestra tierra Caribe Colombiana. Sobre todo con el ilustre Manuel Patrocinio Algarín, que es un gran ejemplo para quienes tímidamente nos ensayamos en el arte de escribir. Mil congratulaciones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s