El Encanto de la Macuira

El otro capítulo de El Encanto de la Macuira. Guillermo Solano habla en él de Leandro Díaz y que cosa, primero se nos fue este compositor de música vallenata y a los pocos meses se nos va el maestro. Dos hombre de pueblo que enriquecieron nuestra cultura y cuyas creaciones nos acompañaran siempre.

Contraportada de El Encanto de la Macuira, diseño de José Salas Palmera.

 VIII – MÁS ALLÁ DE LAS FORMAS

La voz del ex Alcalde de Barranquilla Edgar George, que es un excelente neurocirujano y buen cantante, llega a nuestros oídos suavemente, interpretando en aire vallenato, el tema El Verano, del compositor Leandro Díaz: /Vengo a decirles compañeros míos / llegó el verano/ llegó el verano/…/y me acarician los rayos del sol / uno por uno / se acercan a mí /.

Los ojos de Guillermo Solano chispean, sus manos vuelan y con orgullo dice:

-Ese es mi pariente, Leandro Díaz es mi pariente,  bisnieto de Nicolasa Figueroa y yo soy tataranieto de Nicolasa, la abuela de él era Ospino Figueroa y se casó con Luís Díaz, que era de Papayal, entonces ellos son Díaz, vivían en una región cerca de Lagunita en Barrancas, donde nació él, en una finca que le regaló mi bisabuelo a su hermana, que era la abuela de Leandro Díaz, Mercedes Ospino Figueroa. La finca se llama Altopino, todavía de los descendientes de Nicolasa Figueroa.

Ahí está el misterio de la poesía, Leandro Díaz es ciego de naturaleza, nunca ha visto, no aprendió a leer y ese hombre tiene unas composiciones que son unos poemas, vea como describe el verano, es como un milagro de la creación, y algo increíble yo creo que al primero que le dijo que veía con los ojos del alma fue a mí, me lo dijo hace mucho tiempo. Yo le dije, bueno primo y usted como describe tantas cosas bellas y él me dijo: “Vea primo yo veo con los ojos del alma”. Me lo dijo hace mucho tiempo en Barrancas.

En una parranda vallenata, de izquierda a derecha: el compositor Leandro Diaz, Guillermo Solano, Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales, los dos últimos protagonistas de La gota fría.

En una parranda vallenata, de izquierda a derecha: el compositor Leandro Diaz, Guillermo Solano, Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales, los dos últimos protagonistas de La gota fría.

Vea y todo lo que compone es poesía, es que la música vallenata tiene mucho de poesía, claro que en el interior del País cuando quieren joderlo a uno, salen diciéndole “Eso no es poesía, es una copla vallenata” y se olvidan que acá en el Caribe todo es poesía y en especial el vallenato y esa poesía fue la que le permitió a García Márquez crear un mundo mágico y ser Nobel de literatura, el único Nobel que hemos tenido en Colombia y es de acá del Caribe y a propósito se dio cuenta que puso como epígrafe para una de sus novelas, creo que para El Amor en los Tiempos del Cólera, unos versos de la canción La Diosa Coronada, de Leandro Díaz, creo que son estos que dicen:

/En adelanto van estos lugares/ ya tienen su Diosa coronada/.

Definitivamente el Caribe colombiano es diferente al País y su poesía al igual tiene sus particularidades, pero vea para que se asombre es la poesía la base de todo lo que representamos en la cultura colombiana.

Escuche bien a Leandro Díaz, es poesía, la poesía es poesía independiente a la envoltura en que venga, a veces algunos doctores piensan que la poesía es más poesía mientras es más enredada, que no se entienda, que tenga más entelequias intelectuales, pero no, la expresión poética mientras más sencilla es, es más bella, y no es un problema de populismo, fíjese que en la historia de la literatura los que se consagraron fueron capaces de captar el habla de la gente.

La poesía logra llegar al alma de la gente, a conmoverla, eleva el sentimiento, ella tiende al corazón y al espíritu y trae cierto desprecio por las cosas materiales, es como si fuera a un sitio glorioso donde tiene más importancia el espíritu, ella nutre el alma de sentimientos nobles y generosos.

-Indudablemente que en esto pesa el concepto que se tenga de las formas.

-Pero es que yo hago mis versos sin detenerme mucho en ese aspecto, la verdad es que no entiendo mucho eso de las formas, ni ando pendiente de hacer un verso un día de esta forma y otro día de otra forma. Yo no pienso en eso, simplemente me llega la emoción y escribo, claro que tengo que tener la inspiración, que algunos dicen que no existe pero el verdadero poeta siempre encuentra motivo para inspirarse, algo que le potencie los sentidos, o que se los conmueva y lo exprese en un verso. Creo que ya lo he dicho, la verdadera poesía es aquella que tiene vida, tiene aroma.

-La verdad es que mucha gente quiere figurar de poeta sin serlo, hay mucho facilismo.

-Claro que eso se puede analizar por la secuencia de la obra de cada poeta, si un poeta se inicia y publica unos versos y entonces prosigue y publica más y se nota que su trabajo va mejorando, porque es que la poesía tiene sentimientos y tiene todo, pero el poeta también tiene que tener conocimiento del idioma, tiene que tener relación con la perfección idiomática, la elevación del sentimiento, de las emociones, de las pasiones y en algo puede haber poesía pero no se constituye en un poema.

-¿Cómo se da cuenta usted que un texto es un poema o es una postura artificial?

-Eso se nota, se siente o no se siente, se siente en que uno siente muchas cosas, no se siente cuando no hay emoción al leerlo.

-¿Está usted dando una gran prelación a los sentimientos en la poesía?

Si, para expresar una cosa bellamente, que sea hermosa, que contagie tiene que haber una profunda emoción, y eso no puede nacer de una cosa estéril, árida, y eso no se aprende, eso no se construye. Es como una planta nacida en el desierto, no tiene mucho verdor, no tiene flores con aromas, porque no tiene suficiente agua, la verdadera poesía es como la planta que nace en buena tierra y el agua es la fuente de su vida.

La verdadera poesía es aquella que nace del alma y penetra en el corazón de la gente, esto hace que su calidad se reconozca, sin embargo uno escucha un poema, o lo lee, no le siente peso ni le mueve las fibras, eso no es poesía, podrá ser un buen versificador pero no un poeta, como una artesanía, pero no un arte.

-¿Qué son los versificadores para usted?

-Pueden ser personas muy inteligentes, para mí los versificadores son poetas artesanales que no sienten la inspiración, sino que tienen la práctica, el sistema de hacer un poema, de fabricarlo, pero no tienen aquella emoción que tienen los legítimos poetas, que sus versos conmueven, que llegan al espíritu, como llega el perfume de las flores silvestres, en cambio los otros son como las flores esas que hacen de papel, muy bonitas, buenos colores pero muertas.

 Lo mismo pasa con los que se vuelven técnicos con el lenguaje y las formas, son unos maestros y creen que mientras más ultra enredado es un poema, es un ultra poema. Entonces se vuelven especialistas en la enredadera, y filosofan sobre esto y lo otro de la poesía y su estética, con unas vainas que sólo entienden ellos y que no conmueven a nadie.

-¿La poesía es comunicación?

-Aunque se haga en la soledad, la poesía es comunicación, porque el que la hace está comunicando sus sentimientos y es comunicación sí es verdadera poesía para la gente. Cuando uno lee un poema hermoso, y puede ser un niño el que lo escuche, no lo olvida jamás.

-¿La poesía tiene que ser necesariamente música?

-No digamos exactamente música pero si melodía, la música y la poesía son complementarias. Un buen poema, así no sea llevado a una canción casi siempre tiene música y no siempre es la rima, puede ser el ritmo, incluso el sonido de las imágenes. Fíjese cómo muchos poemas se convierten en canciones, recordemos el poema de Julio Flórez, Flores Negras, se convirtió en una canción famosa en la música colombiana y hay muchas composiciones en la música vallenata, que son verdaderos poemas, canciones que invitan a bailar, a gozar, a moverse, eso es poesía, entonces en este caso estamos ante un fenómeno musical típico y muy natural de nuestra tierra que es el vallenato.

-Usted en la utilización de las formas, ha escrito versos clásicos como modernos, versos libres ¿Le es difícil escribir versos libres?

-A mí me gusta escribir versos libres, o sea que no tienen consonancia, pero pueden tener rima o ritmo. Claro que a mí me parece que un verso que lleva rima se lleva feliz, como corre el agua cuando nace del hontanar y sigue corriendo buscando los declives de la tierra para llegar a alguna parte.

Para mí es fácil hacerlo rimado, incluso con todas las medidas tradicionales, tengo muchos sonetos, pero tengo también poemas en versos libres.

-En esta labor de la poesía ¿No es conveniente que la persona, conozca las técnicas, las reglas, etc, para crecer más?

-Si el tipo está muy interesado en ser poeta elevado, distinguido, debe estudiar todas las técnicas yo no las he estudiado ni las voy a estudiar a estas alturas. La verdad que si bien yo escribo permanentemente, no estoy dedicado de tiempo completo a la poesía, lo hago por hobby y no lo hago por ningún otro interés, fíjese mis libros todos los he auto publicado y todos los he regalado. Ahora mi caso no es el de otros, que tienen otros intereses, otras expectativas.

-Se dice por algunos, que el poeta siempre está a la caza de hacer su mejor poema.

-Mire en mi caso, nunca he estado pendiente de hacer mi mejor poema, simplemente me siento a escribir y punto. Naturalmente que uno evalúa su producción y a veces uno mismo se asombra y se dice “como hice para escribir esto,” es un proceso espontáneo.

-¿Cómo ve la poesía del Caribe colombiano?

-Hay muy buenos poetas, sobre todo en el grupo que tenemos acá en Barranquilla, Voces del Reencuentro, pero ante todo, y esto hay que decirlo con fuerza, para que no se sorprendan cuando un poeta del Caribe colombiano, sea otro Nobel, como se sorprendieron con Gabriel García Márquez. EL CARIBE ES POESÍA y ojalá que los centralistas flexibilicen más y valoren que la poesía del Caribe les puede ayudar a hacer un País mejor, tienen que convocar más al Caribe, si no revise la historia: Rafael Núñez fue el único costeño que fue presidente de Colombia – que era poeta – y escribió la letra del Himno Nacional, y en tres veces que fue presidente nos dejó una Constitución Política que nos rigió por más de 100 años. En cambio mire la actual Constitución del año 1991, la han descuartizado y ya casi tenemos cinco constitucioncitas, es el colmo…

 Inesperadamente llega la nietecita de Guillermo -María Alejandra-, con su paso erguido y sus manos expresivas como mariposas, gritando:

-¡Abuelo! ¡Abuelo! Ya trajeron las bestias para ir a Aremasahin.

El maestro Solano se pone de pies, y señalando con el dedo me dice:

-Ahora sí amigo, rumbo a Aremasahin.

Anuncios
de marioramon63 Publicado en LIBROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s